Instituciones de Tecnología Financiera (ITFs/Fintech)

En marzo de 2018 se publicó la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Ley Fintech), la cual tiene por objeto regular los servicios financieros que prestan las Instituciones de Tecnología Financiera (ITFs), así como su organización, operación y funcionamiento y los servicios financieros sujetos a alguna normatividad especial que sean ofrecidos o realizados por medios innovadores. La Ley Fintech, contempla cuatro figuras conocidas como:

Estas instituciones llevan a cabo servicios consistentes en la emisión, administración, redención y transmisión de fondos de pago electrónico (e-money) a través de cualquier medio de comunicación electrónica o digital, mediante cuentas a nombre de los usuarios que mantienen apropia institución en su plataforma, así como entregar por instrucciones de sus clientes, cantidades de dinero o activos virtuales equivalentes al saldo del monedero respectivo. La institución tiene la obligación de reconocer los cargos y abonos que se hagan a dichas cuentas por instrucción de sus clientes.

Estas instituciones realizan actividades consistentes en el desarrollo y operación de plataformas que permiten poner en contacto personas del público en general con el fin de que entre ellas se otorguen financiamientos, a través de cualquier medio de comunicación electrónica o digital, a fin de que los solicitantes se alleguen de recursos para realizar un proyecto, y los inversionistas obtengan, a través de la plataforma, ya sea:

– Acciones de la empresa que lleve a cabo el proyecto (capital)

– Los rendimientos que resulten del préstamo (deuda)

– Una participación en las ganancias o pérdidas del proyecto (copropiedad o regalías)

Los modelos novedosos permiten que cualquier sociedad de nacionalidad mexicana, o en su caso, cualquier entidad financiera, pueda estar en condiciones de solicitar una autorización temporal para ofrecer servicios usando medios tecnológicos y otros modelos innovadores que no existan en el mercado, cuando la sociedad considere que la regulación mexicana existente crea un impedimento para prestación de estos servicios.

La Ley Fintech considera que dentro del sistema financiero mexicano, solo las entidades financieras permitidas por la propia Ley Fintech, que estén autorizadas por el Banco de México para ello, podrán llevar a cabo operaciones con activos virtuales. De igual modo, el Banco de México reconocerá los activos virtuales con los que se podrán operar en el sistema financiero mexicano mediante disposiciones de carácter general.

Estas instituciones son autorizadas, reguladas y supervisadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Banco de México (Banxico) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), buscando que las ITFs cuenten con un buen funcionamiento; seguridad de la información; protección de los intereses del público, y Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo.